COMUNICADO. Por una cultura de paz, jóvenes de Agüerito piden la derogación de la Ley 5036

0
76

En fecha 12 de octubre del año 2017, jóvenes referentes de las comunidades de Táva Guarani, Agüerito y 10 de Agosto del distrito de Santa Rosa del Aguaray, departamento de San Pedro, nos reunimos para reflexionar sobre nuestra realidad y proponer acciones en torno al proceso de transformación de la sociedad, en el marco de los derechos humanos y de la cultura de la paz.

Somos la juventud que a diario sufre la falta de infraestructura en instituciones de educación, de salud, de espacios recreativos; poniéndose en duda nuestro futuro, ante la falta también de oportunidades de desarrollo laboral y cultural que significan estas carencias.

Pedimos, por ello, el cese de la militarización en el segundo departamento y en toda la región, con la derogación de la Ley 5036/13 que regula las Fuerzas de Tareas Conjuntas (FTC) en el norte de país.

En este marco nos movilizamos por el cumplimiento de los derechos humanos y colectivos para rechazar toda forma de violencia y militarización en el norte.

Desde nuestras vivencias de adolescentes y jóvenes, venimos a pedir mayor presupuesto e inversión para el área social, en vez de fortalecer las fuerzas públicas; que dichos rubros se destinen a la creación de centros comunitarios, de formación profesional, de enseñanza universitaria; y que finalmente eso brinde mayores oportunidades y beneficios para la población.

Necesitamos que las autoridades sanitarias atiendan las necesidades de la población en materia de salud. En las unidades de salud familiar no tenemos insumos, nos falta profesionales y ambulancias.

Pedimos también mayor respaldo a la cultura y el arte en el departamento y demandamos expresamente mayores posibilidades de alcanzar un departamento con inclusión social y políticas públicas orientadas a la juventud, para dejar de lado esa imagen negativa que se tiene sobre el norte del país, que es fomentada injustamente por quienes ambicionan destruir el buen nombre y sentido de comunidad.

Hacemos por este medio un llamado a toda la juventud del país para aunar nuestros esfuerzos, luchar por un futuro mejor y hacer, por medio de la noviolencia activa, ¡que la justicia social sea una realidad!

¡Viva el Paraguay!