Un boletín informativo sobre el Bañado Norte y los reclamos en torno a la Avenida Costanera y otras luchas

0
60

La zona de los Bañados se constituye en información mediática cuando se trata de temas como el microtráfico de drogas y cíclicamente con la cuestión de la crecida del río, pero prácticamente no existen propuestas, ni en términos de medios de comunicación ni de políticas públicas, desde la perspectiva del reconocimiento y promoción de participación ciudadana. En esta ocasión desde el compromiso que el Serpaj asumió con las comunidades del Bañado Norte, ponemos a disposición la versión PDF de un boletín informativo sobre esta zona, sus luchas y sus valores. 

 

Descargar versión PDF del Boletín sobre el Bañado

 

 

CIUDADANÍA DESDE LOS BORDES DE LA CIUDAD

(Editorial)


La agenda social bañadense se escribe desde los Bañados, con los textos que hablan de las demandas de las organizaciones de pobladores y pobladoras pero ella no se agota en los Bañados. Como toda disputa política, la agenda social bañadense dibuja una instancia de litigio donde se pone en cuestión, de manera constante, un modo de orden que quiere plantearse como EL MODO de regular la construcción de la ciudad.

¿A quiénes pertenece la legitimidad de proyectar la ciudad y el modo de gestionarla? ¿Quién debe decidir acerca del contenido de dicho proyecto? Estas preguntas surgen desde los bordes de la ciudad, desde los Bañados para avanzar, en realidad, hacia una interrogación más fundamental: ¿qué cuerpos representarán a la democracia y cuáles no?, ¿cuáles demandas pueden incluirse en el proyecto de ciudad y cuáles no formarán parte de su geografía?

También desde los bordes de la ciudad, se interroga acerca de cuál metáfora será la más apta para pensar la ciudad. ¿La del mercado? Hoy, sin disimulo, se plantea que todo debe reconvertirse una vez más en casi nada más que oferente de espacios y territorios, rurales o urbanos, para la extracción de activos estratégicos. La clave consiste en ser precisos para distinguir la oportunidad y aprovechar las ventajas comparativas. Es la vieja historia del capital cercando territorios con prácticas renovadas pero siempre violentas. El presente es de voracidad y entonces en esos espacios donde el Estado andaba ausente, de repente llegan los proyectos. El cercamiento se disfraza de propuestas inmobiliarias, rediseño urbano, descubrir el río.

La agenda social bañadense desnaturaliza esta lógica. Las organizaciones de pobladores y pobladores arriman sus historias, sus luchas, sus modos de descubrir/convivir/disputar el río, sus conquistas en gestionar lo cotidiano (servicios de salud, escuelas) y polemizan. Y de esa forma ponen a prueba ese universal designado como Ciudadanía.

Es mediante este desacuerdo básico que desde los bordes de la ciudad, no sólo irrumpe un caminar propio denominado bañadense sino que se marca un hecho: el acceso a lo público aún funciona como un club para privilegiados, que la igualdad no es un enunciado cerrado en un texto normativo sino una práctica, un modo de hacer sociedad que requiere ser verificado cada vez.

Es por eso que desde los bordes de la ciudad, surge una agenda que habla de que al menos hay dos ciudades en una. Las organizaciones de pobladores y pobladoras de los Bañados crean con esa agenda un escenario público para conversar sobre esas ciudades y decidir acerca de cómo se planteará la convivencia. Es una metáfora que polemiza con la que impulsa los megaproyectos, que invita a mirar más allá de ese arte de lo posible porque habla de que más de una ciudad es posible. Y eso es hacer política, es la misma práctica del disenso ejercitada desde lo cotidiano de barrios, de historias que donan contenidos al desacuerdo. A eso suelen llamar participación, ejercicio de la ciudadanía…o mejor, su producción vital.

Desde los bordes de la ciudad, se dibuja un por-venir y desde allí “la igualdad comienza a arrojar su sombra sobre nosotros a medida en que luchamos por hacerla efectiva aquí y ahora”. Nada más desafiante en estos tiempos oscuros en que el desacuerdo asume tonos de amenaza al poder.

 

Portada