“El tekove que se viene” expresa el editorial del boletín sobre la lucha de los bañados en el 2014

0
29

Con mayoría liberal-colorada, el Senado aprobó el proyecto de ley que expropia 83 territorios de todo el país. Entre dichas expropiaciones se encuentra la franja de dominio donde el gobierno planifica la construcción de la Avenida Costanera II, que atravesará a los barrios Chacarita y Bañado Norte, afectando al menos a 7 mil familias.

Descarga el BOLETIN 11

 

(sigue editorial) De hecho, entre los usos previstos de los bonos soberanos por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones en el presupuesto 2015, se encuentran, entre otras obras, precisamente la construcción de la Avda. Costanera, el Centro Histórico y Parque Bicentenario; la construcción, conservación y mejoramiento de edificios públicos y monumentos, y la reconversión de la zona del Puerto de Asunción, del centro de la ciudad y oficinas de gobierno.

En este contexto debe destacarse que Ecosistema Urbano, un estudio de Madrid (España), consorciado con un estudio paraguayo, había ganado el concurso convocado para desarrollar el Plan Maestro del Centro Histórico de Asunción que consiste en un contrato de trabajo por 100 mil dólares. La propuesta ganadora tiene como objetivo “la regeneración integral del centro de la ciudad de forma inclusiva y convertir el proceso en una referencia, en un momento en que muchas ciudades del mundo están empezando a buscar otras formar de enfocar su futuro” y entre las funciones del Asunción Laboratorio Abierto (ASU-LAB), espacio a ser creado para constituirse como articulador del Plan, se mencionan la de mediar, sentando “a la misma mesa a diferentes agentes y partes implicadas, resolviendo conflictos y aunando visiones; conectar, enlazando intereses, creando acuerdos entre partes, construyendo redes y buscando sinergias en pro de la regeneración urbana”.

Entre las 10 acciones institucionales previstas en la propuesta se incluye: “05. Revitalización Chacarita Alta: Regeneración y consolidación participativa de este barrio siguiendo las experiencias y el aprendizaje del proceso seguido en el barrio de San Jerónimo, potenciando la microeconomía, la educación y la identidad de barrio”.

Por ahora, Asunción “sufre la tendencia a la elitización, al desarraigo, con la afluencia de inversiones y la valoración de la tierra urbana” (J.C. Rodríguez) y genera diversos tipos de segregaciones: las persistentes e históricas que parecen calladas de tan “naturales”, otras, más indolentes porque se fundan en el distanciamiento hostil y temeroso de las “clases peligrosas” (barrios cerrados con dispositivos de seguridad privados), pero todas se unen porque el Estado simplemente optó por disponer el territorio urbano a los intereses del mercado.

Ante ese tekové que transforma en mercancía todo lo que toca, la gente del Bañado despliega en sus marchas un cartel que enuncia el sentido de sus demandas: Ore yvy, ore rekové y uno escucha allí aquella afirmación de las naciones guaraníes cuando señalan que no hay teko sin tekoha. Y ese modo de ser, pacientemente construido y que hoy toma cuerpo en la Cobati (Coordinadora de los Bañados por la Tierra), se asume como el digno modo de pensar/sentir/crear/usar la ciudad. También tiene sus propuestas que no fueron registradas para la toma de decisiones que desembocaron en la ley que expropia los 83 territorios en todo el país.

Se plantea, por tanto, la pregunta: ¿encontrará su lugar ese ore rekové en las mesas de aunar visiones del ASU-LAB?, ¿finalmente, cómo será el tekove que se viene para Asunción?. En principio, en las mesas del ASU-LAB que el estudio Ecosistema Urbano estaría instalando, se dibujaría dicho tekové.